4 oct. 2007

Lazio 2 - Real Madrid 2, toque de atención

EL DOBLETE DE VAN DIO UN PUNTO A LOS BLANCOS


Tal y como dije en mi artículo anterior, ayer quedó demostrado que el Lazio se encuentra muy distanciado en cuanto a calidad del Real Madrid, pero no es menos cierto que los italianos forman un conjunto compacto y con muchas ganas. Gracias a esto y al acomodo en el que se encuentran inmersos los chicos de Schuster la Lazio consiguió salvar un punto y conseguir un honroso empate ante los blancos.


La alineación titular que propuso Schuster me transmitía buenas sensaciones, creo que acertó con la defensa al no sentirse tentado con alinear de inicio a Salgado, de hecho Heinze hizo un partido bastante bueno y Ramos en el lateral se sintió cómodo. Si tuviera que poner un pero a la alineación inicial se lo pondría a la nunca-rotación de Raúl. A pesar de todo esto, las buenas sensaciones que tenía al inicio del encuentro se fueron diluyendo a medida que éste transcurría. El partido no comenzó mal, gol tempranero (e involuntario) de Van Nistelrooy. Además el Real Madrid tocaba el balón a su antojo, controlaba el ritmo del partido, gran novedad, pero carecía de ocasiones para ampliar la ventaja, quizás confiado de que en el minuto 7, con el gol del Ruud se había terminado la faena. En los metros finales faltaba creatividad, un desmarque, un buen pase, un desborde... poco a poco, y gracias a la pasividad de los blancos, el Lazio fue entrando en el partido, almenos en cuanto a ocasiones. Como no podía ser de otra manera llegó el gol de los italianos, tras el segundo fallo garrafal de la defensa blanca, en esta ocasión fue Sergio Ramos el que desatendió su marcaje para dejar a Casillas a merced de Pandev. Con Guti y Sneijder desaparecidos (¿que será de aquel pequeño holandés que nos ilusionó a todos?) poco o nada puede hacer ofensivamente este equipo, por no hablar del flojísimo Robben, que si por mi fuera no habría terminado ni el primer tiempo.


La segunda mitad fue más de lo mismo. Schuster no introdujo un solo cambio para variar el sino del encuentro. Fue bueno el arranque del Lazio en el inicio de este tiempo, donde Casillas tuvo que volver a salvar los muebles. Yo ya sufría por lo próxima que veía la remontada italiana, y no me explicaba como Schuster no movía el banquillo y quitaba a Robben, o daba entrada a Saviola o Baptista. En éstas, y gracias a la lucha de Raúl (me está tapando la boca), Van Nistelrooy culminó de forma excelente un pase del capi para volver a adelantar al Real en el marcador. El tanto blanco pareció hacer pensar a Schuster que era mejor no tocar nada, de hecho el Lazio bajó los brazos y el Real Madrid volvía a tener la pelota. No obstante esa posesión no se transformaba en ocasiones para matar, los blancos se limitaban a tocar el balón esperando a que pasara el tiempo, craso error, no se puede dejar vivo a un equipo italiano, por muy moribundo que lo veas, porque en cualquier momento te la puede liar, y así sucedió. De nuevo Pandev, de disparo lejano, neutralizó el tanto de Ruud. El tanto del empate propició la tan ansiada reacción de Schuster, que llegó demasiado tarde, quitó a Raúl, Sneijder y (por fin) Robben para dar entrada a Saviola, Higuain y Drenthe. Pero ya no había tiempo para mucha reacción, una ocasión para cada equipo y pitido final. Por cierto, el colegiado no añadió ni los 3 minutos anunciados, cuando se perdieron más de 10 minutos en esta segunda mitad.


Partido flojo flojo del Real Madrid, que lejos de despejar las dudas y recuperar el honor, deja cada vez más claro el pésimo estado de juego que tiene y lo aburguesados que están unos jugadores que deberían estar ansiosos de demostrar lo que valen y de ganar títulos, incomprensible.

3 comentarios:

La quinta del Buitre dijo...

@ huidos

A mí no me gusta para nada lo poco que reacciona Bernardo en las contiendas, no cambian el sino las decisiones del alemán. Ayer tampoco como tú muy bien dices. No utiliza el banquillo de un modo adecuado.


Un abrazo, amigo.

alfons dijo...

empiezo a creer que el equipo está igual que el año pasado, los nuevos no acaban de aportar ese plus necesario para subir un peldaño, ayer salvo tres los demás los mismos que el año pasado. Sneijder y Robben no justificaron su clase, sólo Heinze se salvó.
Un abrazo.

DRJ dijo...

El juego del Madrid da pena, asi no llegamos a ningún sitio. Que lejos queda ahora el partido contra el Villarreal...

Saludos de http://cibermadridista.blogspot.com