5 oct. 2008

Set para el Barça

Parece ser que esto va en serio. El Futbol Club Barcelona, dejando el bochornoso capítulo de Montjuic aparte, se está abonando a liquidar a sus rivales cual Rafa Nadal, por 6 a 1; le da igual fuera que en casa, el Sporting o el Atlético (que tiemblen Athletic y Almeria, los otros equipos rojiblancos de la competición).
En los primeros minutos del partido, los que se suelen llamar de tanteo, el Barça aprovechó para liquidar al Atlético con tres goles en seis minutos. El Atlético (sobre todo en defensa) salió al ruedo culé a verlas venir, quizás abrumado por el escenario, y esa candidez se paga cara. Y más cuando delante tienes a Messi, Xavi, Iniesta o Etoo. A los dos minutos, gol de cabeza en jugada a balón parado para Márquez. Dos minutos más tarde, penalty tonto del hasta hoy sólido Ufjalusi sobre Messi que Etoo convierte sin piedad. 4 minutos después, gol de falta de Messi mientras se colocaba una barrera que nadie había pedido. Y la defensa del Atlético con su particular competición: a ver quién la hace más gorda.


Entretanto, Maxi Rodriguez recordó que a lo que habían ido a Barcelona era a jugar a futbol y no a hacer el payaso, y en el minuto 13 metió un buen gol, con tan mala fortuna que se lesionó en la misma jugada.

Cinco minutos más tarde, Etoo con su segundo gol de la noche se encargó de devolver a los colchoneros a la realidad de lo que estaba sucediendo en el campo: el Barcelona era un rodillo y el Atlético estaba siendo aplastado.

Un gol de Gudjohnsen a la media hora de juego y otro del francés Henry en el 73, al cuarto de hora de ingresar en el campo por su compañero Etoo, nuevamente enfadado por ser sustituído, acabaron de certificar una gran goleada que insufla ánimos en el vestuario de un Pep Guardiola que acaba de dar un aviso para navegantes y para todos aquellos que nunca han creído en él: "esto va en serio".

Del vestuario del Atlético mejor no hablar; después de la charlotada de partido que ofrecieron a sus ilusionados seguidores, no estarán para muchas fiestas. Por lo menos, están dando toda una lección de responsabilidad, ya que tanto jugadores como entrenador se están autoinculpando en sus declaraciones del desastre del Camp Nou (es lo mínimo que podían hacer).

En la próxima jornada, el Barcelona viaja a San Mamés con la intención de noquear a los otros grandes rojiblancos de la Liga, los leones que ya pueden estarse preparando para el rodillo blaugrana; mientras el Atlético intentará resarcirse ante su público en el derbi madrileño ante el Real Madrid, que a buen seguro verá mil veces el video de ayer, en el que todas y cada una de las carencias del equipo del azteca Aguirre salieron a la luz, para vergüenza de la sufrida afición atlética.

1 comentario:

rubén dijo...

Pues ya podemos empezar a preparanos, porque ojito con éllos.

El Atlético, horrible. Si después de la imagen dada, siguen diciendo que son un grande... menuda moral.

Y el Barcelona, jugando el mejor fútbol en mucho tiempo y con jugadores de la casa. Menuda envidia, ¿no?

Un abrazo!