29 sept. 2009

EL AZOTE DE BOCANEGRA: ¡MALDITO OPORTUNISMO!

¡QUÉ FÁCIL ES SUBIRSE AL CARRO CUANDO SE GANA!

Siempre se ha dicho que Estados Unidos es el país de las oportunidades y no voy a entrar a valorar qué tipo de oportunidades te otorga el estado yankee. De lo que estoy totalmente seguro es que España es el país de los oportunistas más que de las oportunidades. Y en los últimos tiempos lo he venido comprobando llevado al terreno deportivo, entre otros.

No nos viene de nuevo que el españolito de a pie siempre haya pecado de cierto fashionvictimismo en el mundo del deporte. Así, hemos vivido con intensidad aquellos deportes en los que algún talentoso deportista despuntaba en alguna modalidad de la que hasta entonces éramos profanos. Pasábamos de no saber ni las reglas de dicha modalidad a entender como el que más.

Ejemplos encontramos numerosos. Mi más tierno recuerdo es con Miguel Induráin, que nos enganchó a todos a ver pedalear en el Tourmalet a los Chiapucci, Rominger y cia.

Después recuerdo aquella selección de Waterpolo, con Estiarte, la de Voleyball, con Rafa Pascual o la de Balonmano con Talant Dujshevaev.

Más recientemente, y como claro ejemplo de la falta de personalidad deportiva que hay en este bendito país, nos encontramos con Fernando Alonso y la F1. He visto evolucionar a personas de pensar que Juan Pablo Montoya era cantaor de flamenco a hablarte de que el cánber del tren delantero está mal ajustado, en tan solo un año.

Puedo aceptar que estamos plagados de personas con las mismas habilidades sociales que un gusano de seda y que necesitan ser aceptadas mediante la búsqueda de afinidades con el resto de la manada.

También puedo aceptar (en incluso me hago partícipe) que quizá los medios de comunicación nos machacan y nos manipulan como si fuéramos gusanos de seda (nuevamente) en una caja de zapatos, haciéndonos consumidores acérrimos de las especialidades deportivas que interesan. Pase también...

Pero lo que no puedo aceptar, y que me genera una activación de la formación reticular del bulbo raquídeo en forma de espasmos, (para los menos avezados, vómitos) es el oportunismo descarnado, pedante, ignorante, patético y despreciable del que hemos sido testigos las personas honradas y mínimamente honestas por cierto sector de la hinchada blaugrana.

No es que tenga nada contra el aficionado culé en general, ni tampoco contra su equipo o sus jugadores, ni mucho menos. Lo que me tiene realmente enervado es ver que desde que el equipo entró en estado de gracia, a mediados de la primera vuelta del año pasado, se han subido al carro del barcelonismo numerosos aficionados oportunistas que ni siquiera sabían que Ronaldinho ya no era jugador culé.

No me queda más que pensar que este porcentaje de afición espontánea responde a una falta de aficiones, personalidad y autoestima digna de diván.

Me vienen a la cabeza recuerdos muy recientes de tener que discutir de fútbol con un especimen humano que pensaba que Rochemback es una marca de perfume. Eso sí, era más culé que Joan Gamper. De repente, hombres que antes no tenían ningún interés por el fútbol ahora se atreven a discutir decisiones tácticas con cualquiera e, incluso, a hacer alineaciones...

Pero el caso más flagrante lo encuentro en el colectivo femenino. Sé que seré tachado de machista por este comentario, cosa que me la trae al pario. No por eso dejaré de decir la verdad absoluta.

No nos engañemos, pese al creciente interés femenino por el mundo futbolístico, las estadísticas nos hablan de una esmirriada masa femenina en relación con los hombres en cuanto a interés se refiere... no obstante, ahora todas las mujeres que mínimamente simpatizaban con el Barça ya fuera porque les gustaba la combinación de colores de la camiseta, porque era el club de su ciudad o porque Víctor Valdés es atractivo (cosa que discuto), resulta que siempre han sido súper fanáticas y han dado un riñón, o una de sus dos neuronas por el equipo de sus amores, así de repente.

Me indigna ver además la necesidad de expresar lo muy culés que son a los 4 vientos, porque queda súper fashion de la muerte estar a la última en cuanto a filiaciones se refiere y parecer así que estás integrado en la manada súper guay, ya que mola mazo ir a Canaletes de farra... yuhuuuuu!!!

Así, puedes ver en el facebook el comentario de la persona de turno anunciando que se avecina un gran partido o el resultado, como si el resto de mortales fuéramos lerdos y le tuviéramos que agradecer el sacarnos de nuestra supina ignorancia. La cuestión es demostrar lo que siente los colores y lo puesto/a que está en actualidad blaugrana...

Mi pregunta es, ¿qué pasará cuando el F.C. Barcelona no juegue tan bien? Yo, lo tengo clarísimo. Dejaremos de ver especímenes de laboratorio metiendo sus narices en el mundo del fútbol y prostituyendo y transformando este deporte en auténtica mierda para ignorantes como si fuera la moda de los Tamagotchis o la primera edición de Gran Hermano.

Nos quedaremos los de siempre en este mundo, y los oportunistas volverán a su agujero de compradoras compulsivas de Mango y Stradivarius o frikis hiper onanistas jugadores de rol empedernidos... agujero del cual, dicho sea de paso, nunca deberían haber salido.

Bocanegra

Fotos | Flechas del tiempo y Suelto.net

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Anda que es mentira!! Todo el mundo se comporta igual! Hay que ser fiel a su equipo siempre! no solo cuando gana! Totalmente de acuerdo contigo! Gran Azote!!

walter_rel dijo...

Por desgracia eso ocurre mucho en RCD Mallorca, si anda tan mal, se salen del "carro" y esconden su sentimiento, y cuando anta tan bien, se sube al "carro" y va por ahi mostrando lo cuan mallorquinista es..., triste pero realidad. Un buen artículo.

Saludos.

Juan S. Ríos dijo...

Es algo muy común; ya verás como el año que viene todo el mundo es Alonsista! Y cuando el Barça deje de ganar tendrá menos aficionados...

Esto funciona así!

Un saludo a todos!