11 sept. 2009

La Guia CB de La Liga 09-10 (Cap. 10)

F.C. BARCELONA

Bajas: Jorquera, Etoo, Silvinho, Victor Sánchez y Gudjohnsen.
Salen cedidos: Hleb, Cáceres, Keirrison y Henrique.
Altas: Chygrynskiy, Ibrahimovic y Maxwell.

El Barça de Pep Guardiola vuelve a la línea de salida como el equipo a batir. El que antaño fue el cerebro sobre el campo del equipo blaugrana se dispone a serlo por segundo año consecutivo desde el banquillo. La pasada campaña, el Barça era un completo interrogante; tras dos campañas en blanco en las que precisamente el club blanco se llevó dos Ligas consecutivas, Laporta recurrió al entrenador del filial para poner orden en la primera plantilla. El de Santpedor, a decir verdad, ofrecía más dudas que otra cosa. No es de extrañar que la sala de prensa al completo se echase a reir cuando, en el día de su presentación, Pep advirtió: "abróchense bien los cinturones, que lo van a pasar bien".

La plantilla del triplete sigue prácticamente intacta, habiendo mejorado con el fichaje del brasileño Maxwell para hacer competencia a un gris Abidal que en poco recuerda a aquel lateral francés que maravillaba a los aficionados al futbol antes de aterrizar en el Camp Nou. Se mantiene el bloque del equipo, habiéndose dado bajas poco significativas. Pero, si hay algo que en el cambio de cromos culés sea digno de destacar, se trata del truque Etoo por Ibrahimovic con el Inter (con el regalo de cuarente millones de euros a la entidad de Moratti). Sin duda, el Barça se ha hecho con los servicios de uno de los mejores delanteros de la actualidad, pero tampoco se ha desecho de un cojo. Acusado de jugador problemático, a Etoo no se le puede reprochar su capacidad de sacrificio y su olfato de gol. Y puestos a hablar de jugadores problemáticos, tampoco se puede decir que Ibracadabra no esté como una cabra (conocidos son sus desplantes ante diferentes entrenadores). No menos sorprendente que el fichaje de Ibra lo es el de Chygrynsiy, un futbolista desconocido que, jugando de central, ha costado al Barça la nada desdeñable cifra de 25 millones de euros (viniendo de la Liga Ucraniana, que tampoco es de las más potentes del continente). El fichaje de este central hace pensar que el papel de Puyol pasará a ser, con el tiempo, testimonial.

Equipo serio sobre el campo, si algo tiene que cambiar el club culé son las maneras de su presidente, Joan Laporta. El abogado catalán y catalanista ha llevado durante su mandato una excelente gestión deportiva que le ha llevado a ganar diversas ligas y dos Champions Leagues, pero su afición agradecería que dejase de convertir sus apariciones públicas en espectáculos dignos de Buenafuente ("¡Al loro!") o en mítines dignos de Pujol ("Catalunya es un pais que está entre España y Francia"), dejando de lado espectáculos dantescos dignos de Enrique Iglesias en un anuncio de Viceroi, quedándose en calzoncillos en el aeropuerto del Prat.

Pasando a cuestiones meramente deportivas, se ha de decir que el club azulgrana está a años luz del resto de equipos de la Liga Española en lo que a juego se refiere. Sus futbolistas juegan de memoria y practican un futbol preciosista, lleno de toque y calidad por gentileza de dos genios Eurocampeones con los que tiene la suerte de contar en el centro del campo: Xavi Hernández y Andrés Iniesta. El gran valor de este club se encuentra en su cantera, excepcionalmente cultivada en la Masía, desde la que se han recogido frutos tales como Puyol, Xavi, Iniesta, Busquets, Bojan, Messi, Piqué, Victor Valdés o Pedrito, el heroe de Mónaco que sueña con hacerse con un hueco que empieza a demostrar que merece sobradamente.

No es pequeña la presión que tendrán que cargar sobre sus hombros los jugadores de Pep, ya que después de la campaña del triplete la "tri-tranquilidad" de la que Laporta hacía gala se puede convertir en "tri-presión". Los incondicionales blaugranas, tras la desbordante alegría vivida el pasado curso, han de concienciarse de que el hito del triplete tiene la misma frecuencia del Cometa Halley y que, si ningún equipo español lo había conseguido hasta la pasada campaña, lo más probable es que pasen muchas temporadas hasta que otro club lo vuelva a lograr. El Barça corre el riesgo de la sobreexigencia, pero los jugadores ya saben lo que es aguantar la presión y la máquina de Pep Guardiola se encuentra perfectamente engrasada y dispuesta a demostrar al futbol que quiere revalidar su puesto en el trono. ¿Podrá resistir los embites del Floren-Team?

LA ESTRELLA: El Messias es considerado por muchos el mejor futbolista del mundo. El mismo Diego Armando Maradona lo ha señalado como su digno sucesor en la albiceleste, de la que él mismo es seleccionador (a día de hoy). Nacido en la ciudad argentina de Rosario, Leo Messi comenzó a jugar seriamente al futbol en las categorías inferiores del Newell Old Boys, donde deslumbraba a todos con su futbol. Rechazado por River Plate a causa de una enfermedad hormonal que amenazaba a su crecimiento y que requería un caro tratamiento, Leo Messi se trasladó hasta España buscando el tratamiento que necesitaba. Una vez en España, encandiló de tal manera de Charlie Rexach en la prueba que obtuvo en el Barça que la entidad culé no sólo decidió aceptarlo en sus filas, sino que se ofreció a costearle el tratamiento a base de hormonas de crecimiento. En el 2004, sólo cuatro años después de su llegada a tierras catalanas, y contando con sólo 17 años de edad, tuvo la oportunidad de debutar en el primer equipo junto a hombres como Etoo o Ronaldinho. Ya desde el principio quedó claro el desparpajo de la Pulga y su buenhacer con el balón en los pies.

Su calidad y su desborde son inigualables, aunque en ocasiones pueda ser acusado de un excesivo afán de individualidad. Lo cierto es que es uno de los jugadores más dificiles de cubrir para los defensores contrarios, toda una pesadilla para los laterales izquierdos que han de sufrir sus driblings. Para el recuerdo quedan jugadas imposibles como el gol anotado en el Coliseo Alfonso Pérez ante el Getafe, con una galopada en la que, como Maradona con la albiceleste, esquivaba a rival tras rival como si de una carrera de obstáculos se tratara. Pilar fundamental para los dos entrenadores que han tenido la suerte de dirigirlo en el Camp Nou, Leo se lo debe todo al Barça futbolísticamente hablando, pero de sobras ha pagado ya su deuda a base de goles y recitales futbolísticos. Jugador menudo y habilidoso, con un gran talento, cada vez que coge el balón se espera una diablura por su parte y este año espera volver a liderar el proyecto de un Futbol Club Barcelona en el que se siente como pez en el agua. En una palabra: un genio (al que, inexplicablemente, aún le falta el Balón de Oro).

No hay comentarios: