23 sept. 2009

EL RACING NO ES EL INTER

No cabe duda de lo que Mandiá estuvo haciendo el miércoles pasado. Sabiendo que hoy, seis días después, cual Inter en el Giuseppe Meazza, tenía que recibir al Barcelona, aprovechó para ver "cómo jugar ante el Barcelona y no morir en el intento".

En el primer partido de Champions de la temporada, Mou planteó un partido defensivo. Todo el equipo defendiendo y balones arriba. El Catenaccio le sirvió para no encajar ningún gol y salir prácticamente ileso de su encuentro frente al temible Fútbol Club Barcelona. Y Mandiá lo vió.

Poner el autobús delante de la portería ayudó al portugués a no encajar ningún gol, llevarse un punto ante el rival más en forma y ganarse muchas críticas entre los amantes al futbol. Y es que ante este Barça poco se puede hacer más que defender, aparte de aplaudir el juego desplegado y esperar con los dedos cruzados el pitido final para que la agonía sea más corta.

Pep no se guardó nada, poniendo en la delantera a la terna habitual (Henry - Ibrahimovic - Messi). Ibrahimovic ya lleva cuatro goles en cuatro partidos. Messi, inconmensurable, ya suma cinco goles en tres partidos. El bueno de Pep sí que decidió (además del cambio de Maxwell por Abidal respecto al sábado) quitar del once inicial a Chygrinskiy (a quien se vió algo nervioso en el debut del 5-2) para alinear a la pareja de centrales del triplete. Y es que Pep quita a uno del once titular y entra otro mejor.

Al Racing le salieron bien las cosas hasta el minuto 19, cuando un gol de Ibrahimovic a pase de Messi daría comienzo a siete minutos para olvidar, culminados con un 3-0 en el minuto 26. Fin del partido. Al descanso se llegó con este resultado y con un porcentaje de posesión escandaloso a favor del Barcelona que dejaba entrever que el Racing sólo era un juguete en sus manos.

En la segunda mitad, dos equipos mirando el reloj esperando el fin de la contienda. Un gol para cada equipo para acabar con el 1-4 final. Y, sobretodo, un gran futbolista que está volviendo a los terrenos de juego con cuentagotas para asegurar su recuperación, Iniesta.

Mandiá no puede ser culpado por ir a la defensiva, ya que un equipo como el Racing poco puede hacer ante la apisonadora azulgrana. Mourinho hizo la semana pasada lo mismo y le resultó. Pero ni Toño es Julio Cesar, ni Morris y Henrique son Walter Samuel y Lúcio, ni el Sardinero da la mitad de respeto que el Giuseppe Meazza. En definitiva, el Racing no es el Inter.

4 comentarios:

Santi Retortillo dijo...

Messi ha empezado a un nivel que está fuera de lo normal. El partido de ayer genial, y parece que esto va para largo, jeje.

Pásate por mi blog y si te apetece intercambiamos los links.

Un saludo.
Santi.

Gabriela Miranda dijo...

¡¡GEN10!!

Saludos.

Sílvia dijo...

Hola Juan!
Título acertado :) su nivel es distinto y aunque lo intentaron no pudieron frenar la "máquina" blaugrana. Sólo queda aplaudir y elogiar al Barça. Qué equipazo! Y tenemos la suerte de verlo y disfrutarlo!
saludos
sílvia

Juan S. Ríos dijo...

@ Santi Retortillo:

No es que el partido de ayer fuera genial, es que Messi es genial partido a partido...

@ Gabriela Miranda:

Una excelente forma de definir a este hombre con una palabra.

@ Sílvia:

Pues sí, lo cierto es que es un privilegio poder vivir de primera mano futbol de este calibre...

Un saludo a todos!