16 sept. 2009

EN EL ATLÉTICO SE PALPA LA TRAGEDIA

El club colchonero volvió a dar, ante el APOEL de Nicosia (de la capital de Chipre), una muestra más de su inusitada debilidad con un empate a cero que nadie esperaba. De nada sirvieron las embestidas de Forlán o el juego de ataque de Jurado, de lo poco reseñable en este inicio de campaña atlética.

De este modo, los de Abel Resino suman su tercer partido oficial esta temporada sin conocer aún la victoria. Su único partido fuera de casa hasta la fecha se saldó con un ridículo encuentro de nombre Málaga 3-0 Atlético de Madrid; pero es que en casa el juego no pinta mejor. En liga, un empate a uno ante un Racing de Santander que jugó toda la segunda mitad con un hombre menos. En Champions, ayer, incapaz de anotar un sólo gol (el portero del Zurich habría parecido Casillas ayer ante el Atlético).

Se puede tratar de un inoportuno bache en el juego de los del Manzanares, que, coincidiendo con el inicio de Liga hace encender todas las alarmas al verse el equipo en zonas de descenso; no obstante, la crisis originada a partir de las inoportunas declaraciones de Enrique Cerezo y García Pitarch hacen presagiar lo peor.

La enemistad entre la directiva y una humillada afición atlética, que no se resigna a ver que su club no es el gran club que pretende ser, hace que el ambiente esté enrarecido. La masa social atlética está en contra de los dirigentes del club, y los dirigentes son los que han de ver qué es lo que más conviene al club.

Queda todo un año por delante para remediar la situación e intentar que el club termine en puestos de Champions nuevamente y se haga un buen papel en esta competición esta temporada (esto es, cumplir el objetivo fijado). Pero la directiva ha de coger el toro por los cuernos y conseguir que la paz y la estabilidad lleguen al club. Sólo por medio de la paz, la estabilidad y el buen hacer se podrá cambiar la suerte de un club que, de seguir picado en barrena, podría reaprovechar el año que viene aquel famoso slógan del "añito en el infierno". Hablar del descenso puede sonar descabellado a estas alturas de la temporada, pero si el interés del club no prima por encima de intereses particulares y la directiva no pone cartas en el asunto, las cosas pueden terminar muy mal para los indios.

La directiva defiende su planificación escudándose en el punto a su favor que supone el hecho de que continúen en el club el Kun y Forlán, además de algún otro jugador, habiendo rechazado ingresar a cambio 120 millones de euros. La afición, por otro lado, reprocha a la directiva el incumplimiento de la promesa que se hizo, consistente en la llegada de estrellas al club en caso de disputar la Champions.

Las deudas del club (que llegan hasta la cifra de 140 millones de euros) han impedido que se hagan fichajes (ni tan siquiera se fichó a Jesús Gámez, petición del entrenador para el desguarnecido lateral derecho, que sólo cuenta con una cláusula de 6 millones en el Málaga) y el juego del equipo es realmente muy pobre, de un equipo que no sabe a lo que juega y se muestra incapaz de ganar.

La primera víctima de la situación será, sin duda, Abel Resino, que a poco que continúe la situación actual no llegará a comerse los turrones en el Atleti. La afición, por contra, quiere que el cambio comience desde más arriba.

El enfermo tiene, realmente, muy mala pinta.

Fotos | Yahoo Deportes

3 comentarios:

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Sólo existe una solución: la marcha de los Giles y los Cerezos. Todas las demás soluciones son parche para alargar una agonía que dura años. Un abrazo.

Manuel Cañizares dijo...

el atleti esta como siempre,
ahi tiene que haber un mal de fondo,si sigue asi dos partidos mas Abel pagara el pato
saludos

Gabriela Miranda dijo...

Da pena ver como uno de los grandes de la liga esté tan mal.

Saludos.