4 sept. 2009

La Guia CB de La Liga 09-10 (Cap. 4)

U.D. ALMERÍA

Bajas: Negredo, Juanito, Carlos García, Mané, Bruno, Iriney y Julio Álvarez.
Salen cedidos: Natalio.
Altas:Alex Quillo, Bernandello, Goitom y Vargas.
Vuelven tras cesión: Cisma y David Rodríguez.

Fundado en el 1989, el club Almeriense está a punto de iniciar su tercera temporada consecutiva en la Primera División española. En el 2007, para celebrar su mayoría de edad, el Almería recibió el regalo del ascenso de mano del jovencísimo entrenador milagro Unai Emery, hoy en las filas del caótico Valencia F.C. En su primer año en la élite del futbol español, el club blanquirrojo se cimentó sobre tres pilares: un entrenador con las ideas claras (Unai Emery), un portero con mucha clase (Diego Alves) y un verdadero killer en la delantera (Negredo). Este sólido edificio consiguió un meritorio octavo puesto, la segunda mejor clasificación de la historia para un equipo recienllegado. Para el inicio del siguiente curso, el Almería perdió una de las tres patas de su trípode, el entrenador. Esto resultó en la contratación de Gonzalo Arconada, quien venía de ascender al Numancia, precisamente a la Primera División. El bueno de Gonzalo consiguió la sorprendente cifra de seis puntos sobre treinta posibles antes de ser despedido; el mexicano Hugo Sánchez fue el elegido para corregir tal descalabro y salvar al equipo del Estadio de los Juegos Mediterráneos del pozo de la Segunda División. Para este año, el Almería pierde otro de sus tres pilares de su primer año en Primera: Negredo (quien finalmente ha ido a parar al Sevilla)... ¿podrá Henoik Goitom hacer olvidar a la fiera de Vallecas?

LA ESTRELLA: Indudablemente, Diego Alves. Desde su llegada al equipo andaluz, el portero brasileño ha mostrado un gran nivel partido tras partido, temporada tras temporada, haciendo paradas imposibles, sólo al alcance de grandes guardametas como San Íker. Sus grandes actuaciones defendiendo el arco almeriense le han valido el gran honor de ser convocado por la mísmisima canarinha, llegando a debutar en el año 2008 con el pentacampeón del mundo. Sorprende que no haya llegado a ser tocado por ninguno de los grandes de la Liga, por lo que contar con él es todo un privilegio para el Almería... y una pesadilla para el cancerbero suplente, Esteban, quien sólo puede aspirar a ser un espectador de lujo del futbol almeriense.

ATHLETIC DE BILBAO

Bajas: Garmendia, Iñigo Vélez, Lafuente, Tiko, Javi Casas y Del Olmo.
Salen cedidos: Murillo y Balenciaga.
Altas: De Cerio, De Marcos y Castillo.
Vuelven tras cesión: Zubiaurre.
Cedidos: San José.

Los de San Mamés son, de lejos, el equipo con más mérito de los que militan en la Primera División. Confiando sólo en jugadores de la tierra, los leones demuestran que no se deslumbran ante tanta estrella y tantos cheques repletos de dinero. Valiéndose de casta, orgullo, la nutrida cantera de Lezama y el profundo amor a unos colores, el Athletic de Bilbao es, junto a los todopoderosos Real Madrid y F.C. Barcelona, el único equipo que, desde la fundación de la misma, jamás ha abandonado la Primera División española. No obstante, en los últimos años, el club bilbaíno ha perdido algo del lustre que tuvo en pasadas décadas (cuando llegó a ganar Ligas y en la clasificación se codeaba con los más grandes) para pasar a coquetear con el descenso. El único club vasco superviviente en la élite se enfrenta a una campaña repleta de partidos, en la que además del trofeo de la regularidad disputará la habitual Copa del Rey y la Europa League, después del subcampeonato en la Copa del Rey. Para afrontarla con garantías de éxito, el Athletic cuenta con un equipo en el que combina veteranía (con hombres como Fran Yeste o Joseba Etxebarría) y juventud (con chavales como De Marcos o el nuevo ídolo vizcaíno, de tan sólo 16 años, Muniaín).

LA ESTRELLA: Ciento noventa y cinco centímetros de delantero, una gran corpulencia y mucha destreza en el juego aéreo; estos son los grandes credenciales con los que el Athletic de Bilbao se presenta de nuevo a la Primera División Española. Fernando Llorente, el Madari, es un depredador del área, combinando su instinto asesino con su facilidad para retener el balón anotó una gran cantidad de goles la pasada campaña. Atrás han quedado los tiempos en los que se le apodaba "Horchatas Llorente", cuando vivía a la sombra del carismático Ismael Urzáiz y la grada de San Mamés le silbaba. La marcha de Urzáiz a Amsterdam coincidió con una fuerte metamorfósis, en la que el "Horchatas" se convirtió en el "Rey León". Con él en la delantera, mientras le vayan llegando balones que rematar, el Athletic puede dormir tranquilo, pues no tendrá ningún problema para permanecer entre los más grandes. Hakuna Matata.

No hay comentarios: