3 oct. 2009

VICTORIA AZULGRANA POR LA MÍNIMA

F.C. BARCELONA 1-0 ALMERÍA

Este Futbol Club Barcelona cada día se parece más al Real Madrid. Hoy no se puede decir que los pupilos de Pep Guardiola hayan sido tan superiores a sus rivales como lo suelen ser.

Desde el comienzo del partido, como ya hiciera en Champions el Dinamo de Kiev, los de Hugo Sánchez salieron a comerse el partido. Este arreón inicial pilló desconcertado al Barça, que en medio del desconcierto bien a punto estuvo de encajar algún gol. Crusat llevaba peligro a la meta de Valdés y Chico ejercía a la perfección su misión de convertirse en perro de presa de Xavi Hernández. El de Terrassa no acababa de encontrar su lugar en el partido.

Pero entonces, como los blancos suelen hacer, se resolvió el partido por una genialidad, por una individualidad. El balón llegó a Pedrito, quien se encontraba de espaldas a la portería, en el vértice derecho del área grande. Pedrito, que con el balón en los pies bien merece ser llamado Don Pedro, se dió la vuelta y se inventó un derechazo que hizo entrar el balón por la escuadra. Al segundo palo. Golazo. Balón inapelable en el que Diego Alves poco o nada pudo hacer.

Así se llegó al descanso.

"Ahora a echaros una siesta", esas parece que fueron las palabras de Pep al descanso, pues sus jugadores salieron en la segunda parte a verlas venir. El Almería se lo creyó y fue al ataque. Los azulgranas acabaron pidiendo la hora. Y los almerienses pidiendo la roja para Puyol, que bien lo mereció al hacer una salvaje entrada por detrás a Piatti, que se encaminaba a la portería sin obstáculos por delante.

El empate pudo llegar muy fácilmente, pero el Almería fue incapaz de perforar la portería de Victor Valdés. También pudo anotar alguno más el Barça en alguna acción aislada. Hoy no se ha visto el juego brillante al que los culés han malacostumbrado a sus aficionados, pero tampoco se puede pedir a los jugadores que estén todos los partidos al 200%.

La cuestión es que este Barça hoy pareció el Real Madrid: juego gris del conjunto y partido decidido por las individualidades. Y la estrella de hoy fue Pedro, quien sacó las castañas del fuego a los suyos con una genialidad. Atrás queda el 5-0 con el que se saldó este mismo partido el año pasado. Estos son otros tiempos. Ahora lo único que vale es ganar, pues los blancos también aprietan. Al final los tres puntos se quedaron en casa. Victoria por la mínima.

4 comentarios:

Albert dijo...

Este Barça debe aprender que los rivales no son tan malos como indica su nombre. El juego del equipo es cada vez más previsible porque los otros entrenadores lo han podido estudiar mucho más, así que habrá que sudar para ganar la Liga este año.

Lo que mejor hace Pedro es controlar los balones con el pie. Hoy no ha jugado muy bien pero su gol es importantísimo.
Adéu!

Gabriela Miranda dijo...

No hicimo un buen partido pero de ahí a compararnos con el Madrid... ¬¬

Saludos.

futbollium dijo...

Yo creo que los últimos " apuros " que está pasando el Barça se debe a la poca efectividad de cara a puerta pues antes el primer tiempo solían acabar en goleada .

Jose Antonio blogsfcfutbol dijo...

lo que hace la confianza...pedro la tuvo y mira

que crack el tio

saludos !