23 sept. 2013

Una losa liviana

titulo foto
Tras cinco jornadas un jugador destaca, en la sombra y sin hacer mucho ruido, en el Real Madrid. No se trata del astronómicamente caro Bale, ni del recién renovado Cristiano, el jugador que sorprendentemente esta haciendo las delicias de la parroquia blanca es Isco.


Dejó este verano el Málaga, equipo donde destacaba al lado de jugadores como Joaquin, Toulalan o Saviola, para finalmente recalar en el Real. El Barça también le tentó pero el desenlace todos lo conocemos. Su llegada y sus primeras actuaciones, a buen seguro, supusieron un factor importante en la precipitada marcha de un Ozil, que por primera vez veía peligrar su hegemonía en la mediapunta merengue.



Tímido y excesivamente respetuoso comenzó su devenir sobre el terreno de juego con la camiseta blanca. Los galones de Benzema, Ozil, Di Maria y el todopoderoso Ronaldo empequeñecian su figura. Buscaba siempre el pase a uno de sus compañeros sin valorar la jugada individual o el disparo (aun estando en posiciones claras). Pero entonces comenzó la temporada y el tímido malagueño se fue transformando en el joven valiente.

Tal ha sido su progresión que a día de hoy es el jugador madridista que más goles lleva en Liga, estrenándose en Champions en el primer partido. Pero no solo del gol vive Isco. Isco vive también, y sobretodo, de su fútbol, de su gran visión de juego, de su técnica, de su descaro, de sus pases y de su desborde. El propio Butragueño declaró tras su exhibición ante el Getafe: "Isco es muy joven y vestir esta camiseta en este estadio como él lo hace, con esa naturalidad, nos agrada".

Foto | as.com

No hay comentarios: